9 consejos sencillos para acelerar la red Wi-Fi de tu casa

Entre tus Macs, iPads, Apple TVs, altavoces inteligentes e iPhones, probablemente tienes muchos dispositivos que dependen de una conexión Wi-Fi rápida y estable. ¿Pero qué pasa si no tienes eso?

Si te encuentras con una velocidad y rendimiento de Wi-Fi inferior a la ideal, entonces hay una serie de cosas que pueden ser el culpable. Aquí hay algunas formas de aumentar el rendimiento de la red Wi-Fi de tu casa.

1. Reemplazar el router (si es necesario)

¿Antiguo router? Puede que te esté ralentizando.

Es un simple hecho que el nuevo hardware ofrecerá un mejor rendimiento que el viejo equipo. Así que si el rendimiento de tu Wi-Fi está sufriendo, deberías volver a comprobar tu router.

Los enrutadores más antiguos suelen utilizar versiones más antiguas o incluso obsoletas del estándar Wi-Fi. (Además de proporcionar un mejor rendimiento, los enrutadores más nuevos también se ocuparán de algunos de los problemas que se describen en este artículo a continuación).

Usar las cosas que tienes suele ser una mejor opción. Pero si no has actualizado tu router en años, puede que sea el momento de buscar uno nuevo. Asegúrate de consultar con tu proveedor de servicios de Internet antes de comprar uno.

Añade tus propias anulaciones de estilo de formulario de Mailchimp en la hoja de estilo de tu sitio o en este bloque de estilo. Recomendamos que mueva este bloque y el enlace CSS anterior al encabezado de su archivo HTML. */

2. Establecer una contraseña

¿No hay contraseña? Los ladrones de Wi-Fi pueden estar acaparando tu ancho de banda.

Hay una buena práctica que deberías usar en todos tus dispositivos electrónicos: si tienes la capacidad de establecer una contraseña, hazlo.

Eso se debe a que las redes Wi-Fi no seguras están básicamente abiertas para que cualquiera pueda acceder a ellas. Alguien puede estar robando el ancho de banda por el que pagas y, como resultado, ralentizar tu conexión Wi-Fi.

Así que pon una contraseña en tu router Wi-Fi si no tienes ya una. Lo mejor es evitar usar la contraseña predeterminada del router. Es muy sencillo para los ladrones de Wi-Fi buscar la contraseña por defecto de un router si conocen su fabricante y modelo.

3. Reinicie su router

Deberías reiniciar tu router de vez en cuando para obtener el mejor rendimiento.

¿Cuándo fue la última vez que reiniciaste tu router? Si la respuesta es «hace demasiado tiempo para recordarlo», entonces puede ser el culpable de tu lento Wi-Fi.

Para la mayoría de los enrutadores, un reinicio típicamente involucra sólo desenchufarlo, esperar 30 segundos y volver a enchufarlo.

Otros enrutadores pueden en realidad encender y apagar interruptores físicos. Si ese es el caso, asegúrate de esperar al menos 30 segundos antes de volver a encenderlo.

4. Actualiza el firmware de tus routers

Es muy recomendable actualizar el firmware de tu router regularmente.

Se recomienda encarecidamente actualizar el firmware de los routers, ya que las actualizaciones de firmware suelen contener mejoras bajo el capó e importantes parches de seguridad.

También podría tener un efecto positivo en tu rendimiento de Wi-Fi. Desafortunadamente, la actualización del firmware de los routers depende totalmente del fabricante y del modelo específico de tu dispositivo.

Actualizar el firmware podría ser tan simple como entrar en su panel de administración y pulsar un botón de actualización. Los enrutadores más antiguos pueden requerir que descargue un archivo de firmware del sitio web del fabricante. Recomendamos que busques en Google el modelo específico de tu router para encontrar el proceso de actualización del firmware.

5. Compruebe la posición de sus routers

Coloca tu router sabiamente para una cobertura óptima.

Su router probablemente no es un aparato muy atractivo, por lo que muchos usuarios probablemente lo meten en algún lugar apartado y escondido. Pero eso podría tener un impacto negativo en las velocidades de Wi-Fi.

Los enrutadores funcionan mejor si están en el centro de una casa para que sus señales puedan llegar a más áreas del entorno.

Más que eso, querrás mantener los routers a la intemperie y lejos de los obstáculos. Las paredes pueden impactar la señal de los routers, mientras que los aparatos de cocina y otros aparatos electrónicos seguro que causan problemas.

6. Usar la frecuencia correcta

Las redes de 5GHz son más rápidas pero tienen algunas desventajas.

Muchos usuarios hoy en día tienen enrutadores que ofrecen dos bandas Wi-Fi: 2.4GHz y 5GHz. Si el suyo lo hace, puede que quiera mirar en cambiar sus dispositivos a la banda de 5GHz.

Eso es porque las bandas de 5GHz típicamente ofrecen velocidades más rápidas que las bandas de 2.4GHz. También es menos probable que se encuentren con interferencias porque la banda de 5GHz no es tan común como la banda de 2,4GHz, que se usa mucho más frecuentemente.

Dicho esto, las redes de 5GHz tienen un par de debilidades. Específicamente, no son tan largas como las redes de 2.4GHz y no pueden penetrar a través de paredes y otras obstrucciones también. Así que aunque sea más rápida, puede que no llegue tan lejos como tu banda de 2,4GHz.

7. Cambiar el canal

Como los carriles de una autopista, algunos canales de Wi-Fi están más congestionados que otros.

Las transmisiones Wi-Fi funcionan un poco como autopistas, con canales superpuestos por los que viaja el tráfico. Y al igual que las autopistas, esos canales pueden verse congestionados por demasiado tráfico, en particular el de otros dispositivos o redes Wi-Fi dentro de tu área.

Por lo general, la configuración de canal automático de un router elegirá el canal menos congestionado. Pero no todos los enrutadores ofrecen este tipo de funcionalidad. Si no lo hacen, puede que tengas que tomar medidas adicionales.

Es posible que tengas que cambiar el canal a Canal 1 o Canal 6, dependiendo de la marca de tu router. Busca en Google cómo cambiar el canal de la marca de tu router y experimenta con diferentes canales.

8. Busca los «chanchullos» de ancho de banda

Algunos dispositivos pueden estar usando más ancho de banda de lo que deberían.

Si su red Wi-Fi no recibe interferencias de fuentes externas, entonces puede que quiera mirar dentro para encontrar el problema. Es decir, uno de sus propios dispositivos puede estar usando más ancho de banda de lo que debería.

Puedes averiguar qué dispositivos están usando demasiado ancho de banda a través del panel de administración de tu enrutador. Una vez más, hay demasiados routers para enumerarlos, así que busca en Google la marca y el modelo exactos de tu propio dispositivo.

Típicamente, esto es el resultado de un mal funcionamiento del hardware o un error del software. Así que siempre es una buena idea reiniciar los dispositivos de la red periódicamente y mantenerlos actualizados en cuanto a firmware y software.

9. Considere estos accesorios

Si todo lo demás falla, considere un extensor de alcance o una antena externa.

Si todo lo demás falla, puede que quieras invertir en accesorios para aumentar la señal o el alcance de la red Wi-Fi de tu casa.

Muchos enrutadores, por ejemplo, permiten a los usuarios añadir antenas externas para aumentar la fuerza de la señal. Querrás saber si tu router las admite. Si lo hace, busca una antena omnidireccional y de «alta ganancia» si es posible.

También puedes buscar extensores de alcance inalámbrico, que pueden permitir que tu red Wi-Fi cubra más de tu casa. Hay muchos de estos en el mercado, así que elige el que se adapte a tus necesidades, presupuesto y equipo Wi-Fi existente.

9 consejos sencillos para acelerar la red Wi-Fi de tu casa
Scroll hacia arriba